DRENAJE LINFÁTICO MANUAL


El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación de la linfa, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquido orgánico. El sistema linfático colabora estrechamente con el sistema inmunológico, por lo que el drenaje mejora de manera general el estado de salud.

Se realiza sobre la piel un masaje de movimientos lentos, ritmicos, armónicos y muy suaves que, cuando se realizan en la dirección correcta, siguiendo la corriente de los conductos linfáticos, estimula el drenaje de estos conductos, limpiando las zonas congestionadas.

 

INDICACIONES

El drenaje linfáico manual se utiliza en:

  • Tratamientos de linfedemas
  • Edemas traumáticos
  • Complicaciones linfáticas postquirúrgicas
  • Edemas del embarazo, faciales, del sistema nervioso
  • Varices, piernas cansadas o hinchadas
  • Fibromialgia
  • Migrañas, dolores de cabeza, vértigos
  • Artrosis, artritis
  • Hematomas
  • Edema premenstrual
  • Afecciones del aparato digestivo
  • Ansiedad y estrés
 
 

BENEFICIOS DEL DLM

CONTRAINDICACIONES

  • Regula el equilibrio hídrico del organismo
  • Mejora el funcionamiento linfático
  • Mejora la circulación de retorno venoso
  • Depura el organismo
  • Efecto sedante del sistema nervioso
  • Baja la presión sanguínea
  • Estimula la función renal
  • Estimula el sistema inmunológico
  • Edemas debidos a insuficiencia cardíaca
  • Trombosis, flebitis, tromboflebitis
  • Infecciones
  • Crisis asmáticas
  • Cáncer
  • Hemorragias activas