BENEFICIOS DEL AGUA PARA EL ORGANISMO

En muchas ocasiones no conseguimos pensar con claridad porque nuestro cerebro está deshidratado. Recuerda beber de ocho a diez vasos de agua al día para mantenerlo alerta


El agua es el principal componente del cuerpo humano. El cuerpo humano está formado por un 75% de agua al nacer y cerca del 60% en el adulto. Junto con el oxígeno, el agua, es sustancia fundamental para la vida.

El agua es imprescindible para el organismo. Por ello, las pérdidas que se producen por heces, sudor, a través de la respiración o de la piel, han de recuperarse, para no entrar en el proceso que se conoce como deshidratación.  Así es que, debemos consumir una cantidad suficiente de agua cada día para el correcto funcionamiento de los procesos de asimilación y, sobre todo, para los de eliminación de residuos del metabolismo celular.  Aproximiadamente necesitamos tres litros de agua al día, los conseguimos a través de los alimentos y del agua bebida directamente.

 

¿Cuándo debemos incrementar la ingesta de agua?

  • Al practicar ejercicio físico
  • Cuando la temperatura ambiental sea elevada
  • Cuando estamos en un proceso inflamatorio (fiebre por ejemplo)
  • Cuando tenemos diarrea, entre otros.

¿Es bueno el agua en grandes cantidades durante y después de las comidas?

Cuando ingerimos alimentos, el medio del estómago es ácido para que la degradación de los alimentos sea correcta. Al consumir agua en ese momento, ese estado de acidez disminuye, con lo cual disminuye la eficacia de los jugos gástricos, así las enzimas que se encargan de este proceso se inactivan y la digestión se hace más pesada y lenta. Por ello, es recomendable beber antes de las comidas y después de la digestión. Es beneficioso beber agua en ayunas, dos vasos para conseguir mejor hidratación y activar los mecanismos de limpieza del organismo.

La cantidad de agua que consumes cada día juega un papel muy importante para mantener tu cuerpo sano. Veámos algunos beneficios:

  • Alivia la fatiga

Si siempre te sientes cansado, puede ser porque bebes poca agua. El agua es utilizada por el cuerpo para eliminar toxinas y productos de desecho que éste no necesita. Cuando hay menos agua en el cuerpo, el corazón tiene que trabajar más para bombear la sangre oxigenada a todas las células y otros órganos principales

  • Ayuda en la digestión y estreñimiento

Cuando bebes suficiente agua se aumenta el metabolismo. Esto ayuda a que tu sistema digestivo funcione correctamente previniendo el estreñimiento. Ya que al tomar agua las reacciones enzimáticas se producirán correctamente.

  • Dolor de cabeza y migraña

En la mayoría de los casos, la razón principal de los dolores de cabeza y migrañas es la deshidratación. Así que, cuando tengas dolor de cabeza, bebe agua para que tu cuerpo se hidrate y se resuelva pronto tu problema.

  • Mejora el estado de ánimo

El agua hace que tu cuerpo se sienta bien y mejore su nivel de energía. Cuando tu cuerpo está activo y en el estado de funcionamiento adecuado, se da una señal positiva a tu cerebro que aumenta tu estado de ánimo y ayuda a sentirte feliz y tener buen humor, lo que hace que tengas un buen nivel de productividad en el trabajo u otras tareas.

  • Pérdida de peso

El agua ayuda a eliminar grasa. Cuando bebes agua, tu estómago se llena haciéndote perder un poco el apetito. Algo importante del agua es que no contiene calorías, grasa, carbohidratos ni azúcar y es un gran reemplazo de las bebidas con alto contenido calórico, como el alcohol, bebidas gaseosas o refrescos azucarados; causantes del aumento de peso.

  • Piel Sana

El agua ayuda a reponer los tejidos de la piel, así como a hidratarla y aumentar su elasticidad. Cuando el cuerpo recibe suficiente agua, tu piel estará hidratada y se verá fresca, suave, brillante y tersa. También ayuda a tu piel con las cicatrices, acné, arrugas y otros síntomas de envejecimiento.

  • Regula la temperatura del cuerpo

Las propiedades térmicas del agua y su capacidad para liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora de la superficie de la piel, son de gran ayuda en el mantenimiento de tu temperatura corporal durante todo el día. Una temperatura corporal bien regulada te hará sentir con más energía y a mantener tus músculos y articulaciones lubricados evitando que tengas calambres y esguinces.

  • Bebiendo las cantidades adecuadas de agua, el hígado, los riñones, el  sistema digestivo e inmunológico cumplen muy bien con sus funciones, se lubrican las articulaciones y mejoran la resistencia de los ligamentos. A este vital líquido también se le atribuye la disminución de cálculos o piedras en el riñón y la incidencia de las infecciones urinarias. También ayuda a eliminar y diluir las sustancias presentes en la orina.
  • El agua actúa como protector; ayuda a mantener los niveles adecuados de acidez en el cuerpo y retarda los procesos de envejecimiento.
  • El agua como medicina natural. Estudios recientes llevados a cabo en laUniversidad de Harvard han concluido que la ingesta de agua en cantidades apropiadas, reduce un 45%, el riesgo de  cáncer de colón y a la mitad las probabilidades de desarrollar cáncer de vejiga; debido a que la deficiente hidratación concentra mayor cantidad de sustancias tóxicas y cancerígenas en esos órganos.

Recuerda que la cantidad adecuada de agua recomendada para mantener una buena salud es al menos ocho a diez vasos al día.